Blog

¿Por qué es importante vacunar a nuestros hijos?

Si bien los bebés nacen con un sistema inmune que puede combatir con la mayoría de microbios, existen muchas enfermedades, incluso mortales, con las que no puede luchar. Por este motivo, desde el nacimiento necesitamos vacunarnos para reforzar nuestro sistema inmunitario.

Cuando se administra una vacuna, el sistema inmunológico acepta el antígeno, deduce que se trata de la enfermedad y produce anticuerpos contra esta. Entonces, las defensas producidas gracias a la vacuna se encargan de proteger a la persona que tenga contacto con el microorganismo contra el cual fue vacunada y, así podrá evitar la enfermedad o que esta sea muy leve.

Actualmente, tenemos a nuestra disposición mucha información, la cual puede ser en algunos casos incorrecta y, llegamos a preguntarnos: ¿realmente son seguras las vacunas? Se genera esta duda sobre todo si necesitamos tomar la decisión de inmunizar a nuestros hijos. Ante esta interrogante debemos tener en cuenta que, para que una persona llegue a ser inoculada, la FDA realiza un total monitoreo a las pruebas de laboratorio, el cual puede tardar varios años para garantizar que la vacuna sea segura y eficaz. Luego, se prueba en personas y pueden pasar, incluso, más años en los que se siguen completando los estudios clínicos y, a partir de ello se aprueba el uso de esa vacuna. Finalmente, monitorean frecuentemente su empleo en las personas.

Si eres padre de familia, es importante que conozcas la importancia de vacunar a tus hijos.

  • El calendario de vacunación está planteado para brindar la protección adecuada de los niños en el momento adecuado. Este es diseñado a partir de las posibles etapas en que el sistema inmunológico de los niños se exponga a diversas enfermedades y este responda a las vacunas.
  • Vacunar a los menores de acuerdo al calendario, los protege contra enfermedades graves, incluso mortales, ya que cuando nacen poseen algo de inmunidad pero su cuerpo no desarrolla aún las defensas necesarias contra dichas enfermedades.
  • Es necesario que las vacunas sean administradas en el momento adecuado, según el calendario, y no esperar inocular al niño recién cuando esté realmente expuesto a la enfermedad porque es probable que esa vacuna no tenga el tiempo idóneo para producir los anticuerpos protectores que la combatirá. Asimismo, algunas vacunas requieren más de una dosis para que el menor obtenga el nivel de inmunidad necesario para protegerlo o fortalecer la inmunidad que va disminuyendo con el tiempo.
  • Los niños que no están inoculados no solo tienen el riesgo de contraer una enfermedad, sino que también exponen a otras personas no protegidas, como recién nacidos o personas con el sistema inmune débil. Por ello, es importante vacunar a los menores para proteger tanto a ellos como a su entorno.